«

»

Jun 24 2019

CAABSA y Guadalajara, complicidad ‘ficta’

PUNTO CRÍTICO/Gabriel Torres Espinoza

Para sacar adelante un acto corrupto, entre empresa y autoridad, el más inadvertido método es el de la “afirmativa ficta”.

Una respuesta no dada a un trámite de un particular, que reúne o no los requisitos de ley, es llevado tribunales y aplican la “afirmativa ficta”.

Se trata de un sí resuelto por tribunales a la petición del particular, ante la falta de respuesta deliberada de la autoridad.

El Tribunal de Justicia Administrativa, generalmente a través de unos de los dos magistrados ‘suertudos’ (Barba o García Estrada), resuelven las afirmativas fictas a favor de particulares, porque la autoridad cómplice omite su obligación de responder…

Un grotesco acto de complicidad que siempre queda impune, pues no se establece la responsabilidad de la autoridad municipal que deja de responder a un trámite, para que deliberadamente sea un tribunal el que autorice lo irregular al particular, mediante la ‘afirmativa ficta’.

Una ruta bien conocida para constructores y concesionarios, que en acuerdo con el gobierno, hacen negocios ‘al estilo Jalisco’.

El mas reciente ejemplo de esta complicidad ocurrió entre la empresa Caabsa Eagle y el Ayuntamiento de Guadalajara.

El diario NTR documentó, el 20 junio de 2019, que mediante “una afirmativa ficta y un amparo del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA) es como la empresa concesionaria de la basura de Guadalajara, Caabsa Eagle, consiguió ampliar y seguir operando hasta la fecha el relleno sanitario ‘Los Laureles’ desde 2016. La empresa habilitó una nueva celda (tiradero), la cual carece de manifestación de impacto ambiental y de autorización para trabajar por parte del gobierno del estado”.

La Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa) ha clausurado en dos ocasiones esta ‘celda’ (tiradero de basura) habilitada por Caabsa Eagle, porque se construyó cuando carecía de manifestación de impacto ambiental.

El tiradero de basura los laureles opera hoy con un amparo otorgado por el Tribunal de Justicia Administrativa, para seguir operando cuatro años, a pesar de que ha superado su capacidad, y estaría por vencer la concesión.

El vertedero de los ‘Los Laureles’ registra un extenso historial de irregularidades.

De acuerdo con Reforma (19/abr/2019), desde el año 2003 a la fecha, ‘Los Laureles’ han sido el epicentro de tres incendios de gran magnitud: en 2003, uno afectó a una hectárea; en 2006, un nuevo siniestro consumió 10 hectáreas; y, en el pasado mes de abril, se estimó que la ignición –que duró cinco días– afectó un total de ocho hectáreas.

Todo para bajar el volumen de basura y seguir con el negocio, en complicidad con las autoridades municipales.

Además, CAABSA comete un delito federal al tirar sin tratar los lixiviados (jugos de la basura) por el arroyo de ‘Los Laureles’, permanentemente desde siempre hacia el río Santiago…

Director General de la Operadora SURTyC de la U de G

@Gabriel_TorresE

1 comentario

  1. Juan Manuel Orozco

    Todo lo anterior sin mirar el daño a la salud de los pobladores de los alrededores que son personas de tercera edad y muchos niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>