Los candidatos y el AMG

HACIENDO ADOBES

Miguel Zárate Hernández

La uniformidad política en la zona metropolitana de Guadalajara que se ha vivido en el trienio que concluirá en octubre, presenta perspectivas que pueden entonces llegar a su fin.

Pero, independientemente de las condiciones partidistas, esto puede representar algunos inconvenientes de fondo para poder llegar a acuerdos entre municipios.

Y vaya que hace falta una auténtica coordinación que, pese a los esfuerzos, no se ha conseguido cabalmente, lo cual ha afectado la atención a los problemas comunes como pueden ser cuestiones fundamentales de seguridad pública, la planeación para el más equilibrado desarrollo urbano y, también, la prestación de servicios fundamentales a la población.

Y es aquí donde quisiéramos ver de que están hechos en verdad los candidatos que se perfilan a las próximas alcaldías ya que una cosa son las tendencias políticas y otra la voluntad de querer verdaderamente servir. Las cosas no son nada sencillas.

Hay que observar que, con todo y a pesar de la coincidencia de colores, aún quedan en suspenso algunas trascendentes medidas adoptadas para mejorar. Por ejemplo, la seguridad. Vamos, ni siquiera la Policía Metropolitana, considerada como uno de los instrumentos más importantes para frenar al hampa en la zona conurbada, amparada por el mismo gobierno del estado, no está lejos de ser calificada como un rotundo fracaso.

Es decir, homogéneos no lo han sido precisamente los municipios como para poner de su parte lo suficiente. Y el gobierno de la entidad, realmente queda muy corto en este importante proyecto.

Lo preocupante es que, si con todo y la similitud de orden político no resulta sencillo que los ayuntamientos se pongan de acuerdo, ¿serán las cosas diferentes en sentido positivo cuando muy posiblemente no solamente sean distintos sino quizá hasta contrarios?

Por ello se necesitará verdaderamente una enorme disposición de parte de los siguientes gobiernos municipales para ponerse de acuerdo en un auténtico cúmulo de acciones conjuntas que le urgen a la metrópoli de la capital jalisciense.

Además, todo hace pensar que la lucha política no terminará con las elecciones. La apreciación es que, especialmente en Guadalajara y Zapopan, se seguirá librando una batalla continua ya que algunos de los prospectos importantes, ganen o pierdan, seguirán en una contienda que nadie desconoce: la lucha por la próxima gubernatura estatal.

De manera que, si los hoy candidatos y posibles alcaldes tienen la mira puesta en el 2024 y tan solo están tomando una presidencia municipal como trampolín, pues no quedan muchas esperanzas de que trabajen prioritariamente y juntos para atender las necesidades ingentes de la población, excepto, claro, que de alguna manera les genere alguna clase de usufructo político ante la imagen pública.

La lista de quehaceres pendientes en una vasta agenda de servicios susceptibles de entrar en el concepto de metropolización, es casi interminable, pero en gran medida se avanzaría en temas como el urgentísimo plan de coordinación policiaca y, por otra parte, en realizar planes de desarrollo que aseguren un crecimiento más ordenado en la gran urbe.

El Imeplan, en su caso, es la herramienta creada exprofeso para eso, pero, sin voluntad de los municipios involucrados, su tarea será simplemente infecunda.

Luego hay que atender a asuntos igualmente vitales. De suyo estamos viviendo un problema agudo que, como muchas otras cosas, ha venido empeorando: el abasto de agua potable a los municipios del área. Claro que, se dirá, hoy es asunto del estado, pero no hay que olvidar que constituye un servicio en el que originalmente la responsabilidad corresponde a cada municipio y que, al menos, deben coordinarse para efecto de que ante una escasez que cada vez se acentúa, requerirá de programas comunes, sobre todo para el mejor aprovechamiento de un recurso que literalmente se nos va “como agua entre las manos”.

Apenas iniciarán las campañas y todavía no conocemos las plataformas reales sobre las que descasarán las propuestas de los candidatos. Sería bueno desde ahora ver y valorar a aquellos candidatos que no sólo se preocupan por llegar al puesto o incluso que esperan ya el siguiente.

Habrá que ver si sus propósitos son cuestión de ambiciones personales o de partido, o si, como todos esperamos, sientan cariño por esta tierra y se preocupen por sus habitantes, más allá de los colores que les sirven de pasaporte al poder público.

Regidor del PAN  en el Ayuntamiento de Guadalajara

@MiguelZarateH

1 comentario

    • Jorge Malta el 25 marzo, 2021 11:45 AM a las 11:45 AM
    • Responder

    …seguridad? Como hablamos de ese tema cuando a un delincuente común le es más rentable robar un auto estereo que trabajar una semana.
    Creo el primer planteamiento es la terrible crisis política que ha generado tanta desigualdad. Hoy da risa candidatos registrados que ni su distrito conocen y jamás han vivido ahí pero quieren gobernar. Que absurdo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.