Y la inseguridad?

HACIENDO  ADOBES 

Miguel Zárate

Parece que ya no queda mucho por hacer en la cuestión de la pandemia, como no sea esperar que la vacunación sea generalizada y eficiente lo más pronto posible y que, por otra parte, las medidas de contingencia ofrezcan los resultados esperados, cosa que tendrá que ser permanentemente evaluada.

Insisto que sigo esperando un ejercicio lúdico de comunicación que hasta hoy es inexistente. Sin embargo, la agenda pública en los demás órdenes ha estado un tanto marginada debido a lo prioritario que es la salud y, en consecuencia, se muestran rezagos difíciles de superar en aspectos de capital importancia, como la seguridad, sin duda todavía un motivo de gran preocupación social.

Dentro de las dificultades presentadas, cabría preguntarse si realmente ha podido avanzarse en este tema ya que, a juzgar por los hechos y los delitos de gran impacto que han tenido lugar, nos queda claro un alto grado de insatisfacción ciudadana.

Simplemente da la impresión se dan “palos de ciego” en las investigaciones y esto es lo que más inquieta. Los sucesos en Puerto Vallarta, con los asesinatos de un inversionista inmobiliario y del exgobernador Aristóteles Sandoval, así como la fuerte irrupción de comandos armados en Andares y otras zonas de la ciudad, mueven a retomar acciones y programas que han sido postergados.

Un aspecto fundamental, según se aprecia, es la falta de coordinación entre las distintas autoridades, lo cual podría ser punto de partida para un plan realmente efectivo.

Por sabido se tiene que las relaciones entre federación y estado no son muy buenas, pero ciertamente la posición de la Guardia Nacional ha sido de cooperación, aunque no se observa una vinculación de tipo operativo con las policías locales.

En otras palabras, independientemente de las cuestiones de orden político, es una exigencia que los dos niveles básicos de gobierno actúen de común acuerdo y la lucha contra el crimen pueda ser verdaderamente eficaz y trascendente.

Sin embargo, incluso entre los gobiernos estatal y municipales hace falta muchísimo trabajo conjunto. Es una verdadera lástima que se esté echando por la borda el funcionamiento de lo que parecía una solución muy atinada para coordinarse: la policía metropolitana.

Costó mucho tiempo para llegar a la formación de este organismo intermunicipal y fue intenso el trabajo de diversos sectores profesionales y técnicos e incluso sectores sociales, para determinar su creación y operación.

La coincidencia política de los gobiernos municipales y el estatal, permitió alentar la viabilidad del proyecto.

Empero, se ha esgrimido que es la falta de presupuesto el trabuco para lograr que camine, además de que también se pone de manifiesto que quienes encabezan como responsables del plan no han dado precisamente la respuesta esperada.

También es cierto que hay factores imponderables y que el problema muchas veces escapa del ámbito meramente local.

Los grupos delincuenciales se han apoderado de zonas de la entidad y del país y ahora lo pretenden hasta en áreas urbanas y calles citadinas.

El hallazgo de fosas clandestinas que aquí constituyen un caso demasiado frecuente no es sino el reflejo de una actividad muy intensa del hampa, de la lucha cada vez más violenta y sangrienta por el “mercado” de la droga y de la comisión de muchos otros delitos. No es desconocido que en este sentido Jalisco es el que mayor problema presenta.

Es comprensible que la atención del gobierno de la entidad haya canalizado sus principales empeños hacia la crisis sanitaria, pero hay otros temas que son impostergables y la inseguridad ha escalado a un punto que quizá pueda irse complicando, sobre todo si se involucran cuestiones de tipo político.

Todo indica que las cosas no mejorarán, así como así y quizá también sea requerido apretar las acciones de la Fiscalía y de las corporaciones policiacas del estado y de los municipios.

En Guadalajara será de gran utilidad el nuevo C5 y su colaboración coordinada al sistema del escudo urbano.

Por ahora no hay vacuna contra el crimen y la sociedad también está cansada, inquieta y a veces desesperada que no se dé la tranquilidad necesaria para una vida de paz y generación de bienestar.

Más coordinación, esfuerzo y atención en seguridad pública, son indispensables para conseguirlo.

Regidor del PAN en el Ayuntamiento de Guadalajara
@MiguelZatateH

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.