«

»

Jul 27 2019

Un nuevo contexto

POLÍTICA SIN ÉTICA/Jonadab Martínez

Cualquier aumento en la tarifa del transporte público, generará rechazo social y  opiniones negativas, por considerarlo injusto debido a la percepción general de la comunidad usuaria de que la prestación del servicio es deficiente.

Lo anterior, puede leerse en cualquier año donde ocurra algún aumento, ajuste o actualización de la tarifa de transporte público.

Sin embargo, es pertinente recordar los últimos incrementos en las tarifas del transporte público reconociendo sus contextos, porque no siempre fue igual como en estos tiempos, tanto por el costo de operación (insumos, combustible, refacciones, personal, etc.) ni por el momento político.

En Marzo del año 2008, el entonces gobernador del estado, Emilio González Márquez, autorizó el aumento de la tarifa de transporte público de $4.50 a $5.00, cuando el precio del diésel era de $8.13 pesos por litro.

En ese tiempo, los municipios de Jalisco vivían un proceso electoral local. El titular del poder ejecutivo estaba a la mitad de su administración, con una bancada blanquiazul en el Congreso del Estado dividida, con un Coordinador de la bancada del PAN que se había encargado de ser la verdadera oposición del gobierno estatal, y que por cierto, era candidato a Presidente Municipal de Guadalajara.

Entre muchos otros factores, el aumento a la tarifa de transporte público hizo que el resultado electoral favoreciera al PRI, al candidato Jorge Aristóteles Sandoval.

A finales de 2008 y principios de 2009 los camioneros presionaron a través de paros, provocando un caos en el que las principales víctimas fueron los usuarios, lo anterior con la finalidad de conseguir un ajuste a la tarifa que, por cierto, no se les autorizó, en cambio se les entregó un subsidio, lo equivalente a la alza en la tarifa pero que el Gobierno solventaría, es decir, en vez de pagar el alza los usuarios directamente, lo pagarían todos los jaliscienses.

En el año 2010, el costo del litro de diésel era de $9.12 pesos, en aquel entonces la tarifa del transporte público en Jalisco era de $5.00 pesos. Para ejemplificar un poco el alza de precios en los gastos de operación, una unidad de transporte costaba en el 2018, $700 mil pesos, para el año 2010, la misma unidad costaba más de 1 millón de pesos, los precios de todos los insumos, como por ejemplo las llantas, habían aumentado su costo casi al doble que un año anterior.

Al finalizar del año, los transportistas, con argumentos sólidos, pedían sensibilidad para que el aumento en la tarifa del transporte público fuera $7.50 pesos u $8.50 pesos, sin embargo, no se autorizó y al final el incremento quedó en $6.00 pesos.

El aumento se dio sin que los transportistas cumplieran nada, sin un plan de modernización, mucho menos hablar de Ruta-Empresa, sencillamente fue un acuerdo en la mesa y se les autorizó el aumento.

Fue hasta finales del año 2013, en la administración de Jorge Aristóteles Sandoval, que se aumentó nuevamente la tarifa del transporte público, de $6.00 a $7.00 pesos. El costo del diésel en este año era de $12.49 pesos.

Resultó así, después de otro paro camionero en la ZMG, donde los transportistas demandaron un aumento en la tarifa debido al alza de los insumos, la modernización de las unidades y el costo de los combustibles.

Tres meses después de la medida, ya en 2014, el conductor de un camión colectivo le arrebató la vida a María Fernanda, una estudiante de la preparatoria 10, además, dejó al menos 20 estudiantes lesionados, lo cual provocó gran indignación en la sociedad y el gobernador decidió regresar la tarifa a $6.00 y no aumentarla hasta que los transportistas migraran al modelo Ruta-Empresa.

Desde el 2014, de manera diferida o paulatina, se incrementó la tarifa a $7.00 a las rutas que de alguna manera cumplían con los lineamientos de la norma técnica relativa a las especificaciones que necesitan para implementar el modelo Ruta-Empresa.

Al final del 2016, todas las rutas de transporte público cobraban $7.00 pesos, y el costo por litro de diésel era de $17.68 pesos.

Después de varias reuniones, de intercambio de ideas y proyectos, el Comité Técnico de Validación, en su sesión ordinaria del día 8 de Agosto del 2018, aprobó el aumento a la tarifa de transporte público: $9.52 pesos, la cual de manera redondeada quedaba en $9.50 pesos.

Ante la aprobación de Comité Técnico de Validación, y con las facultades que le da el artículo 154 de la Ley de Movilidad al gobernador, el mandatario podría modificarla en cualquier momento, así como hasta vetarla y no publicarla, sin embargo, el rechazo del gobernador sólo fue mediático porque jurídicamente nunca la vetó ni la modificó, simplemente no la publicó para que fuera efectiva.

Sin embargo, el alza a la tarifa ya estaba dada, y el día 25 de octubre del año 2018, el gobernador, tragándose sus palabras y engañando a la ciudadanía, publicó el dictamen siguiente:

TARIFA RESULTANTE: Al aplicar el modelo de cálculo previsto por la Norma General de Carácter Técnico con las variables previstas para la modalidad, la tarifa para el Sistema Integrado de Transporte Público en el Area Metropolitana de Guadalajara es de $9.52 pesos.

No obstante la publicación y con ello, la autorización para subir el costo en la tarifa, el gobernador pidió a los transportistas cumplir algunos requisitos a fin de autorizarles la aplicación del aumento al costo del pasaje.

Por fin, de una manera aún más lamentable, el día 4 de diciembre del año 2018, a dos días de entregar el mandato al actual gobernador, autorizó la aplicación del aumento a la tarifa a 8 rutas de transporte, es decir, a las rutas que habían “cumplido” con los lineamientos de la norma técnica, se les autorizó cobrar $9.50 pesos.

El costo del diésel, el día de la aplicación del aumento a la tarifa, era de $19.90 pesos, es decir, casi ocho pesos más que cuando Aristóteles tomó las riendas del Gobierno del Estado.

Lo más reciente en cuanto al ajuste o actualización de la tarifa del transporte público, se dio el día 24 de julio del 2019, donde el gobernador Enrique Alfaro, aprobó el ajuste a la tarifa de 10 rutas que han cumplido con los lineamientos de la norma técnica ya antes mencionada. Hoy el diésel despertó en $21.11 pesos el litro, nada que ver el contexto social y económico del 2010, 2016 y el del 2019, por eso las circunstancias son distintas, y la toma de decisiones son bajo diferentes externalidades.

Diputado de MC en el Congreso de Jalisco

@jonadabmartinez

2 comentarios

  1. Barzilai

    Excelente análisis, felicidades Jonadab.

  2. Luis felipe

    Excelente analogía, el diesel es factor y los costos de mantenimiento además del incremento al costo de una unidad de transporte es muy elevado hoy en día.

Responder a Barzilai Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>