«

»

Sep 08 2018

El país según Peña Nieto

VerónicaJuárezPERSPECTIVA21/Verónica Juárez Piña

Fue indecente ver al presidente saliente regodeándose luego de seis años de fracaso. No le quedó claro a Enrique Peña Nieto que más de 70% de las mexicanas y mexicanos rechazan su proyecto político, a su partido y sus principales apuestas en el Gobierno. Ya lo dijo alguna vez The Economist: “Peña Nieto no entiende que no entiende”. Pues tres años después, es inevitable estar de acuerdo con aquella frase.

Dice el Presidente que la paz no llegó a todos los rincones. No, hay que corregirlo: la paz no llegó a ningún rincón. De acuerdo a las cifras oficiales, las propias del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Gobierno priista dejará más homicidios que el ya de por si sangriento sexenio de Felipe Calderón. La actual administración gastó 261 mil millones de pesos en seguridad, como lo documento Alejandro Hope en El Universal, y sus resultados son: incapacidad, violencia desbordada, policías infiltradas, violaciones a derechos humanos y un larguísimo etcétera. No, presidente, la violencia está afuera de nuestras casas, en las calles, en los barrios y le falló a las y los mexicanos.

Dice el Presidente que las reformas son lo más valioso de su administración. ¿De verdad? ¿Los cambios legales son lo más importante que impulsa una administración federal? Lo relevante de las reformas no son los cambios legales en sí mismos, sino la posibilidad de modificar la vida de las mexicanas y mexicanos. En eso, la implementación de las reformas fue un fracaso monumental. La corrupción, la falta de planeación y la improvisación provocaron que el país creciera económicamente a la mitad de lo que el mandatario prometió. El Congreso fue responsable y asumió su papel, pero el Ejecutivo fracasó de nuevo.

Dice Peña Nieto que tomó decisiones difíciles como el “gasolinazo”. Pues, otra vez se equivoca. Tomó esa decisión porque quiso. Desde 2013, las y los perredistas presentamos una reforma que permitía sanear el sector energético del país y, al mismo tiempo, mantener precios asequibles en los energéticos. Y que paso? Que aprobaron la reforma energética, decidieron ignorarnos. Hoy, tenemos un sector petrolero quebrado, una empresa como Pemex sin inversión y los precios de la gasolina más altos de la historia. Todo mal en esta agenda.

Peña presume de dejar estabilidad económica. ¿De verdad? ¿Se acordará el Presidente que su Gobierno le metió 25 puntos del PIB en deuda al país? ¿Se acordará que cada mexicana y mexicano debe 80 mil pesos por recargarse en la deuda para pagar quien sabe qué inversiones? ¿Dónde están esos miles de millones de pesos? ¿En la corrupción de los gobernadores, en las estafas maestras? No nos pidan que compremos su “buen” manejo del presupuesto después de haber presenciado la corrupción de este sexenio.

Las y los mexicanos merecen gobiernos que den resultados y que no intenten maquillar sus fracasos. Se va Peña Nieto, pero estaremos vigilantes que López Obrador esté a la altura de lo que prometió. México ya no aguanta seis años más de ineficiencia, corrupción, frivolidad y cinismo. Peña fracasó y la historia así se lo señalará.

Vice coordinadora de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados

@juarezvero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>