«

»

Mar 12 2018

Juventud sin futuro

guero2CAVILANDO ANDO/Alfonso García Sevilla

El artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece, a la letra, “Toda persona tiene derecho a recibir educación.

El Estado -Federación, Estados, Ciudad de México y Municipios-, impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

La educación preescolar, primaria y secundaria conforman la educación básica; ésta y la media superior serán obligatorias.

La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia.

El Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos.”

Sin embargo, Según el último Censo aplicado en México en 2015, de los 6.71 millones de adolescentes de entre 15 y 17 años de edad que había en el país, 2.21 millones no asistían a la escuela, lo que nos demuestra que la deserción escolar sigue siendo un grave problema, ya que entre las causas más identificadas de que esto ocurra sitúa a la falta de dinero y a la violencia en los hogares como las dos principales.

Esto se ha visto reflejado en el promedio de educación del mexicano, que es de 9.2 años, equivalente al nivel secundaria, lo que explica en buena medida la baja calidad salarial y de oportunidades que se vive en el país.

Cobra mayor relevancia esta información por una nota que aparece hoy en el diario “Reforma” En 2016, 4 mil 507 menores ingresaron a centros de internamiento por delitos como narcomenudeo, secuestro, homicidio, robo de hidrocarburos y extorsión, según el último Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario, esto es, la falta de un empleo bien pagado o de incentivos para permanecer en la escuela están siendo aprovechados por el crimen organizado para reclutarlos, ofreciendo en promedio ingresos que rondan los 15 mil pesos mensuales. ¿Recuerda al “niño sicario”?

No es fortuito el aumento exponencial en la violencia que padecemos actualmente, ante la ausencia del Estado para establecer políticas públicas tendientes a contener y revertir la deserción escolar y la desintegración familiar y políticos más interesados en el poder por sí mismo que en la problemática que cada día crece dramáticamente, sin parecerle preocupar, y ocupar, a nuestras autoridades y sociedad para brindar oportunidades a un sector que debería ser el futuro de México.

Politólogo, profesor universitario y miembro del claustro académico del ITEI.

@aagsevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>