«

»

Nov 29 2017

Meade, el candidato del sistema y la corrupción

iñiguezTRIBUNA/César Iñiguez

Ante la corrupción rampante y el gran desprestigio del régimen priísta que gobierna el país y muchos estados de la República, han decidido a su candidato para presidente de México sea José Antonio Meade Kuribreña.

La trama está construida: Un candidato sin partido, pero sobre todo no priísta, tecnócrata, capaz, de habilidades probadas, histórico por haber ocupado 5 distintas secretarías de estado en dos gobiernos republicanos de partidos diferentes, impoluto, sin escándalos de corrupción, modesto, íntegro y bonachón.

Parece el guión perfecto, incluso sorprendido de leer, luego de la andanada mediática volcada al candidato oficialista, que quien podría jactarse de tener un verdadero candidato ciudadano, es el PRI al postular a alguien como Meade.

Pero vayamos por partes, ¿quién es José Antonio Meade Kuribreña?
Es un personaje que ha ocupado cargos de primer nivel en dos gobiernos distintos, un perfil modesto y aunque alejado de los reflectores, presente en las decisiones importantes en materia económica, social y fiscal del país.

Su tío abuelo fue Daniel Kuri Breña, fue fundador del PAN en 1939, su padre Dionisio Alfredo Meade fue funcionario de primer nivel en los gobiernos priístas de Salinas y Zedillo, fue diputado federal por el PRI y lo interesante viene después, fue subsecretario en el gobierno de Vicente Fox, al tiempo que José Antonio Meade Kuribreña fue director de Banrural, institución que fue liquidada para crear la financiera rural, con nuevas modalidades de operación, que incluía la limitación de créditos para los trabajadores del campo.

En el periodo siguiente, con Felipe Calderón, Meade Kuribreña fue funcionario de Hacienda de primer nivel hasta ser impuesto Secretario y durante ese sexenio fue nombrado también Secretario de Energía.

Fue secretario en el tiempo donde terminaron los subsidios a la gasolina y comenzaron los incrementos con los “gasolinazos” que persisten hasta hoy y en los que ha jugado un papel protagónico; a pesar de que en esos tiempos el costo del petróleo era altísimo y se generaban grandes utilidades destinadas al subsidio de las gasolinas, que al eliminarlo dieron enormes excedentes que fueron despilfarrados en aquél tiempo.

Fue secretario en los tiempos en los que se saqueaban a placer los recursos de PEMEX, en los tiempos en los que la nueva generación de gobernadores del PRI, los Duarte de Veracruz y Chihuahua, Borge de Quintana Roo y los Moreira de Coahuila saqueaban y robaban en despoblado sus estados los recursos provenientes de Hacienda, que encabezaba Meade.

Este hombre íntegro, tecnócrata y apartidista ¿no se daba cuenta de nada de esto?

No solo no se daba cuenta, sino que participó y ha participado activamente en todo ello.

Ya hemos hablado de la íntima relación de Felipe Calderón y su grupo con el de Peña Nieto, el grupo de Atlacomulco y los tecnócratas que los acompañan.

Luis Videgaray, el Canciller mexicano y consejero de cabecera de Peña Nieto es primo político de Margarita Zavala al estar casado con su prima hermana.

Videgaray, Ernesto Cordero (actual senador “panista” y miembro notable del grupo de Calderón) y José Antonio Meade, fueron compañeros de salón en la Universidad; de hecho, Cordero, es el que inserta a Meade en el grupo cercano de Felipe Calderón.

José Antonio Meade, es el único personaje qué siendo secretario con Calderón del “PAN”, continuó siendo secretario ahora con Peña Nieto del PRI, ante un evidente acuerdo entre ellos dos, al haber quedado la candidata del PAN, Josefina, abandonada a su suerte y en un lejano tercer lugar.

Meade, integrante notable y cercano del grupo de Calderón, inexplicablemente trasciende del PAN al PRI en cargos de primer nivel como Secretario de Estado, y no solo eso, sino que en el PRI modificaron sus estatutos para que un externo pudiera ser candidato a Presidente de la República, haciéndole un traje a la medida para convertirse en el virtual candidato del partido en el poder a la máxima magistratura del país.

Meade no ha ocupado un solo cargo de elección popular en toda su carrera, pero es parte del círculo oligárquico y tecnócrata que ha conducido el país en los últimos 25 años.

¿Cómo pudiera Meade, con esa careta de apartidista, ser un candidato íntegro y honesto al tiempo que es postulado por el PRI?

Por eso Meade Kuribreña es el candidato del establishment mexicano, el candidato oficialista de la corrupción y el candidato del grupo que domina el país y pretende perpetuarse; un grupo que va más allá del PRI y del PAN, es el candidato del sistema.

Asesor legislativo en Congreso de Jalisco

@CesarIniguezG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>