«

»

Sep 12 2017

El ADN del PRI

iñiguezTRIBUNA/César Iñiguez

La verticalidad y el poco debate, sobre todo en el ejercicio democrático interno, son características indiscutibles del PRI; los militantes de este partido saben y entienden que no es a través de los votos internos y el apoyo de la militancia como se logran los espacios dentro de su instituto político, sino que se consiguen con la vía de estar en el ánimo del gran elector, o electores.

La verticalidad y la disciplina que raya en la ceguera, en muchas ocasiones resultan ser sus fortalezas, pero en otros casos, son sus fuertes debilidades.

La manera en la que un priísta común se dirige a Enrique Peña Nieto, llega a una veneración que raya en la lisonja, por sus formas, por la manera de dirigirse y por lo que representa ser el primer priísta del país, con el cargo más significativo y encumbrado de la república.

El Presidente de la República de extracción priísta es un símbolo de poder y veneración dentro del Revolucionario Institucional, es la manera en la que muchos desean verse y es motivo de admiración e imitación.

Por ello mismo, cualquier acción de Peña Nieto, buena o mala, es justificable, es aceptable y en la mayoría de los casos, replicable.

El combate a la corrupción y la impunidad son temas que no están en el registro del PRI, porque priístas de todos los niveles han sido sorprendidos de manera burda y cínica, en casos así. Desde los Duarte de Veracruz y Chihuahua, Borge de Quintana Roo; Fidel Herrera y los Moreira, hasta los nuevos, como el caso de Korenfeld y Lozoya; todos, con casos evidentes y vergonzantes de corrupción.

Pero, ¿cómo reclamarles a todos estos funcionarios, los actos de corrupción, si el propio Presidente no aclaró y construyó una bochornosa pantomima para exculparse de la Casa Blanca?

Un caso que merece mención especial, por lo grave que resulta, es el de María del Carmen Miranda Nava, hermana de Luis Enrique Miranda Nava, Secretario de Desarrollo Social, del gobierno de Enrique Peña Nieto; quien es propietaria junto con su esposo Ricardo Víctor Mercado Galán, de una gasolinera donde venden combustible robado.

En un operativo del pasado 25 de agosto elementos federales capturaron a siete personas que descargaban una pipa en la gasolinera del Estado de México, propiedad de los antes señalados, luego de que mostraron una factura falsa de la compra de 60 mil litros de gasolina, que finalmente aceptaron haber sustraído de manera ilegal, de una toma clandestina localizada en San Juan del Río Querétaro.

Este caso representa enorme gravedad por todos los muertos, la corrupción y la lucha encarnizada en contra del robo de combustibles y los huachicoleros.

Otro caso representativo se dio en la manera en la que el PRI estaba aferrado a dejar como Fiscal General de la Nación al titular de la PGR, Raúl Cervantes.

Raúl Cervantes fue senador del PRI, y coordinador jurídico de la campaña de Peña Nieto, es decir, de independiente no tiene un pelo; además de que salió a la luz que es propietario de un Ferrari el cual lo tiene registrado en el estado de Morelos, para no pagar tenencia, bajo un domicilio falso.

Los priístas, desde su cabeza más representativa, no quieren, no saben, o no quieren luchar contra la corrupción y la impunidad, la cual es su «modus vivendi».

Abogado y analista político

@CesarIniguezG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>