«

»

Ago 11 2017

Migrantes buscan salida en Canadá

Avatar-LaloDIVISADERO/Eduardo González

Como una estrategia para superar las políticas y disposiciones antimigrantes del gobierno de Donald Trump que los amenaza con la deportación, cientos de migrantes “sin papeles” avecindados en los territorios norteños y de la costa este de Estados Unidos han comenzado a internarse solos o con sus familias en Canadá.

El flujo migratorio se está construyendo por los estados de Nueva York y Vermont, donde podemos mirar a los “indocumentados” cargando sus pocas pertenencias para escapar de la persecución de la administración Trump.

A pesar de que el número de deportaciones ha sido menor a lo esperado en los primeros meses del 2017, en lo que va del año 42 estados y el Distrito de Columbia han aprobado un total de 133 medidas antimigrantes que más temprano que tarde impactarán en el número de deportaciones.

El cruce en Saint-Bernard-de-Lacolle, en la provincia francófona de Quebec al norte de Champlain, Nueva York, comienza a mostrar imágenes similares a los vistas en cruces fronterizos del norte y sur de México donde los migrantes se arremolinan para ingresar a Estados Unidos o a nuestro país, según sea el caso.

Saint-Bernard-de-Lacolle, se encuentra a 50 kilómetros al sur de Montreal y a 480 kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York.

Ante el arribo de cientos de migrantes, las autoridades canadienses han instalado campamentos provisionales con los servicios básicos para recibirlos en condiciones favorables.

Una vez registrados, los migrantes son llevados a un centro de tránsito, y de ahí al estadio olímpico de Montreal, que se ha convertido en un gran centro de refugiados.

Una vez que la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA, por sus siglas en inglés), revisa y valora las doscientas solicitudes de asilo que diariamente reciben, determinar si los migrantes se pueden quedar o no en el país de la hoja de maple.

En el primer semestre de 2017, más de cinco mil personas han pedido asilo en Canadá, y las autoridades anticipan que la cifra puede llegar a los 33 mil para finales de este año. Entre 450 y 700 personas cruzan la frontera cada semana.

La mayoría de los migrantes son haitianos que temen perder en enero próximo su “Estatus de Protección Temporal” (TPS, por sus siglas en inglés), que consiguieron tras el terremoto en su país en 2010.

El número de isleños que obtuvo el beneficio TPS fue de 60 mil. Pero no solo los haitianos están solicitando asilo, también lo hacen migrantes avecindados en la Unión Americana procedentes de Siria, Yemen, Somalia y El Congo.

La apuesta de los “indocumentados” es aprovechar el acuerdo migratorio firmado entre Estados Unidos y Canada en 2002 denominado “Acuerdo sobre Tercer País Seguro” (“Safe Third Country Agreement”) que les permitiría solicitar asilo si entran por sitios que no son puertos de entrada oficiales a lo largo de la frontera.

Aunque el acuerdo establece que los migrantes que soliciten asilo en Estados Unidos y sea rechazada su petición no podrán presentar otra en Canadá; la ventana que se abre es que el pacto solo aplica para los que entran por cruces oficiales.

Sin duda, las condiciones a las que los migrantes pueden acceder en Canadá son mejores a las que están experimentando bajo el gobierno de Donald Trump; recordemos que la política del primer ministro, Justin Trudeau, es de apertura hacia los migrantes legales, pero también se ha convertido en una política de puertas abiertas hacia los migrantes “sin papeles” que son rechazados en su vecino sureño.

Profesor investigador en el Tec de Monterrey

@contodoytriques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>