La reforma migratoria llega a la Cámara de Representantes

DIVISADERO

Eduardo González Velázquez

Comenzó el largo camino que deberá recorrer la propuesta de reforma migratoria del presidente, Joe Biden, conocida como America’s Citizenship Act of 2021 (Ley de Ciudadanía de Estados Unidos 2021).

La primera parada fue la Cámara de Representantes donde el día de ayer fue presentada por el senador Bob Menendez y la representante Linda Sánchez, ambos demócratas. Debido al receso del Senado, será hasta la próxima semana que se presente ente la Cámara Alta.

La propuesta que, de llevarse a cabo, será la reforma en la materia más importante desde la década de los años ochenta, y es el primer intento formal para debatir y someter a votación en el Congreso un proyecto de reforma a las leyes de migración desde 2013, cuando se rechazó el proyecto de Barack Obama, correrá contra el tiempo.

Si realmente la clase política estadunidense quiere aprobarla, lo deberá hacer este año, pues en 2022 habrá elecciones de medio término con lo cual todos los movimientos políticos tendrán tiente electoral y generarán acciones más cautelosas y conservadoras por parte de los legisladores.

De manera general, la reforma contempla otorgar la ciudadanía a “indocumentados”, “dreamers”, portadores de TPS y trabajadores agrícolas en un periodo de entre cinco y ocho años, así como facilitar la reunificación familiar, y aumentar de 50 a 80 mil las visas laborales y de Diversidad.

Asimismo, desaparecería la regla que prohíbe a los migrantes “sin papeles” que hubiesen sido deportados, regresar a Estados Unidos en un periodo que va de tres a 10 años.

También permitiría a los beneficiados poder solicitar la residencia permanente de sus cónyuges y de sus hijos de hasta 21 años.

Las personas elegibles serán todas aquellas que hayan entrado a la Unión Americana “sin documentos” antes de este año y no tengan antecedentes penales, además de haber pagado sus impuestos correspondientes.

Para pasar la dura aduana del Congreso, el proyecto necesita al menos 60 votos en el Senado, pero los demócratas solamente alcanzan 50.

En todo caso, los demócratas podrían hacer uso de la regla de Reconciliación, que asegure mayoría simple con un voto extra de la vicepresidenta Kamala Harris para aprobar la reforma.

Las personas que no podrán ser beneficiadas son aquellas que hubiesen ingresado a Estados Unidos después del 1 de enero de 2021; que tengan récord criminal; que hayan salió del vecino del norte mientras estaban sujeta a una orden de exclusión, deportación, revocación o salida voluntaria, y quien hubiese reingresado “sin papeles” a ese país después del 1 de enero del 2021.

Se espera que la reforma tenga una ruta favorable en la Cámara Baja, controlada por los demócratas, pero será complicado brincar la cerca del Senado, donde las curules se dividen por mitad entre ambos partidos.

Sin duda, la suerte de la reforma migratoria de Joe Biden correrá contra el tiempo y los intereses electorales del próximo año. Por el bien de los migrantes espero que pueda vencer esos escollos.

Profesor-investigador del Depto. de Relaciones Internacionales, región occidente. Tec de Monterrey.

@contodoytriques

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.