Pandemia y tradiciones en el Chinatown de Nueva York

AFP.- Algunos petardos, la danza del dragón y un único tambor: así despidió el viernes el año el barrio neoyorquino de Chinatown, devastado por la pandemia y la mala fama debido al coronavirus.

No se llevó a cabo el tradicional desfile ni hubo grandes celebraciones para dar la bienvenida al Año Nuevo Lunar. Solo alivio por el fin del Año de la Rata y esperanza de que el flamante Año del Buey traiga un cambio de fortuna.

“Por supuesto que estoy feliz de que haya terminado el año”, dijo Jenny Li, mientras algunos clientes se detenían en su tienda de regalos para comprar linternas, tubos de confeti y los sobres rojos usuales en el Año Nuevo Chino.

Los ingresos de Li cayeron en 75% desde que empezó la pandemia, hace casi un año.

“Fueron tiempos duros. Espero que este año nuevo todo regrese a la normalidad y que todo el mundo tenga salud”, dijo a la AFP esta mujer de 48 años.

La pandemia ha causado el cierre de miles de negocios y restaurantes en la ciudad de Nueva York, donde el covid-19 mató a más de 28.000 personas.

En ningún lado de la ciudad la crisis se sintió tanto como en Chinatown, donde al golpe de la pandemia se sumó una incomprensión sobre el virus y el racismo.

Mientras el virus se extendía de la ciudad china de Wuhan al mundo a inicios de 2020, el bullicioso Chinatown en Nueva York se tornó un pueblo fantasma de la noche a la mañana.

“Incluso antes del impacto económico y de que la crisis golpeara a Nueva York ya había mucha xenofobia y simplemente miedo”, recuerda Olympia Moy, cofundadora de la organización sin fines de lucro Think! Chinatown.

“Fue como una bola nieve, se convirtió en una situación realmente mala”.

Esta semana, el alcalde Bill de Blasio tuiteó un artículo sobre un alza masiva en los crímenes de odio contra los asiáticos-estadounidenses en Estados Unidos.

– Comidas adentro –

“NO PODEMOS dejar que la intolerancia y el odio nos dividan”, escribió.

Irina Wong, de 16 años, se hizo eco de ese sentimiento al tirar confeti junto a sus padres y su hermano menor, que viajaron desde Nueva Jersey a Chinatown para celebrar el Año Nuevo.

“Espero que este año venidero, mejore el covid o no, todos podamos aprender a confiar uno en el otro y espero que haya menos división en el país”, dijo a la AFP.

“Usualmente en este momento del año todos los restaurantes están llenos”, dijo el gerente de restaurante Alex Chan, señalando mesas vacías en la calle.

George Ma, dueño de una tienda de regalos de 55 años, dijo que está viendo “una pequeña mejoría” desde que comenzó la vacunación.

Y había más razones para ser optimista el viernes, ya que el Año Nuevo coincide con la ampliación del aforo permitido en los restaurantes de Nueva York.

Desde ahora podrán acoger clientes para comer adentro de los locales, aunque a solo 25% de capacidad.

“Eso hará una gran diferencia”, dijo Chan, quien espera que el bullicio vuelva a Chinatown en abril.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.