Periodismo en las tinieblas

CAVILANDO ANDO/Alfonso García Sevilla
En el marco del día del periodista en México

17 asesinatos de periodistas se han registrado en lo que va del sexenio sin que se tenga un compromiso firme por parte del Estado Mexicano por “mover” sus instituciones para castigar a los responsables de tan cobardes actos y otorgar las condiciones necesarias para garantizar que esto se pueda revertir.

El constante mensaje de confrontación entre el presidente López Obrador contra la prensa que no le aplaude, es síntoma de ello.

El gremio periodístico ha sido golpeado constantemente en los últimos años, más allá de lo riesgoso que se ha vuelto el ejercicio de su profesión, la investigadora del Departamento de Estudios de la Comunicación Social, de la Universidad de Guadalajara (UdeG), María Elena Hernández Ramírez, señaló que la violencia la experimentan en diversas formas, desde la que ejercen en su contra criminales y funcionarios públicos, hasta aquella que tiene su origen en la falta de respaldo de sus casas editoriales al no brindarles condiciones de trabajo dignas y de seguridad para el ejercicio del periodismo de investigación.

Esta violencia sistémica atenta flagrantemente contra nuestros derechos consagrados en la Carta Magna a la información y a la libre expresión, Más grave porque vivimos en un país donde la corrupción e impunidad alcanzan niveles de escándalo mundial en una sociedad poco educada, poco responsable y enterada de sus derechos y obligaciones.

Ante la falta de acción social para generar contrapesos a los abusos de los poderes del Estado, se torna imprescindible contar con medios de comunicación libres, objetivos y profesionales que puedan al menos dar cuenta de los excesos de la clase política y de sus recurrentes omisiones que han permitido llegar a los actuales niveles exponenciales de violencia.

De poco sirven “periodistas” que cada sexenio se vuelven defensores y aplaudidores del mandatario en turno a cambio de cobrar en la nómina del Estado grandes sumas de dinero, a ellos hay que recordarles la frase del escritor polaco Ryzsard Kapuscinsky: “El trabajo de los periodistas no consiste en pisar las cucarachas, sino en prender la luz, para que la gente vea cómo las cucarachas corren a ocultarse.”

Vaya mi total indignación a los que han permitido que esto siga sucediendo y mi apoyo incondicional y reconocimiento a los valientes que, a pesar de lo aquí descrito, siguen ejerciendo de manera ética y sin miedo un oficio que ni en países en guerra es tan peligroso realizar.

Politólogo, Profesor universitario y miembro del Claustro académico del Itei

@aagsevilla

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.