Remesas continúan aumentando

DIVISADERO/Eduardo González

A pesar de la pandemia del covid y el duro impacto en la economía y el empleo, el año pasado los migrantes mexicanos avecindados en Estados Unidos no dejaron de enviar remesas a sus familias en México, superando los máximos históricos anuales registrados desde la década de los noventa del siglo pasado, incluso sin contabilizar los recursos enviados durante el último mes de 2020.

Según el reporte del Banco de México (La Jornada, 5 de enero de 2021) la dolariza enviada a nuestro país de enero a noviembre de 2020 sumaron 36 mil 945 millones de dólares. Esto significa un aumento de 10.9 por ciento con respecto al mismo periodo de 2019. Si contabilizamos de diciembre del año antepasado a diciembre de 2020 las remesas rebasaron los 40 mil millones de dólares.

De cara al contagio global, nadie pronosticaba que las remesas aumentaran, y mucho menos, en la proporción que lo hicieron. Las proyecciones apuntaban a un colapso en esa importante fuente de divisas para nuestra economía. El Banco Mundial estimaba para nuestro país una caída de 24 por ciento en esos recursos.

Afortunadamente los pronósticos fallaron y los dólares llegaron para oxigenar la alicaída economía mexicana. En los dos años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el monto de las remesas suma 76 mil 375 millones de dólares, y durante los cuatro años de la presidencia de Donald Trump, los paisanos mandaron en 137 mil 352 millones de dólares.

Varias son las razones por las cuales el flujo remesero no disminuyó en el año de la pandemia. El empleo para los migrantes se mantuvo en zonas donde se desplomó para los estadunidenses, sobre todo empleos de alto riesgo relacionados con el covid. Los apoyos recibidos por el gobierno estadunidense que terminaron dividiéndose con los familiares en este lado de la frontera.

El temor a lo largo de la presidencia de Trump de ser deportados en cualquier momento. Las ventajas financieras del tipo de cambio con respecto al peso mexicano.

Otro elemento que resulta interesante abordar para explicar el aumento remesero tiene que ver con lo reportado por el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), que pone sobre la mesa de discusión los salarios recibidos por los migrantes mexicanos en la Unión Americana.

El Cemla informa que estos recursos alcanzaron los 192 mil millones de dólares entre enero y octubre de 2020, cantidad 171 por ciento más que la masa salarial de quienes se emplean formalmente en nuestro país.

Según el informe (La Jornada, 5 d enero de 2021) los ingresos laborales para un migrante mexicano que trabaja en Estados Unidos son cinco veces las remuneraciones de alguien que labora en México para el sector formal.

Así las cosas, en tanto las condiciones de empleo en nuestro país no mejoren sustancialmente, y de manera contraria el trabajo y los salarios aumenten allende nuestra frontera, la mano de obra mexicana seguirá incrustándose en la economía estadunidense y con ello continuará oxigenando las economías de millones de familias remeseras en la República Mexicana.

Profesor-investigador del Depto. de Relaciones Internacionales, región occidente. Tec de Monterrey.
@contodoytriques

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.