Analizan libertad de expresión durante gobierno de AMLO

El ambiente de confrontación y descalificación generado desde la presidencia de la república ha generado un peligro para la libertad de expresión y una polarización en la que hay una fractura para el diálogo y el intercambio de ideas en relación con los temas fundamentales que atañen al país, coincidieron en la mesa “Libertad de expresión en el marco de la 4T”, organizada en el marco del programa FIL Pensamiento, de la FIL de Guadalajara 2020.

La Presidenta de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad e investigadora del Centro de Investigaciones para el Desarrollo Económico (CIDE), María Amparo Casar, dijo que el Ejecutivo federal, encabezado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ha creado “un cuasi monopolio de la palabra” que se traduce en una penalización a las expresiones contrarias a las políticas públicas y los funcionarios de gobierno.

Consideró que la violación a la libertad de expresión se da en “la imposición arbitraria de información”, y en crear obstáculos para el libre flujo informativo al “violentar” a quienes emiten sus opiniones en medios de comunicación y “no cumplir con la obligación constitucional de resguardar los datos personales”.

Además, el Ejecutivo ha dejado en la desprotección y la impunidad los casos de los periodistas desaparecidos y asesinados con la extinción del Fondo de ayuda y de atención y reparación integral para la defensa de los periodistas, en un país en el que durante los dos años de este gobierno se han registrado 16 asesinatos, argumentó Casar.

La periodista Gabriela Warketin aseguró que los discursos del presidente en las conferencias de prensa que ofrece cada mañana se van traduciendo en ambientes de confrontación que inhiben el diálogo no sólo en las redes sociales, sino también en la vida cotidiana.

“Hay ya una fractura absoluta de la posibilidad de diálogo y hay estrategias de destrucción de los otros. Y si uno no está en ninguno de los dos extremos termina quedando aniquilada en esta confrontación que tienen, por un lado, a los partidarios de AMLO y a una especie de oposición sin liderazgos visibles, pero con mucha fuerza destructiva en estos entornos digitales”, indicó.

Dijo que no es que en otras administraciones hubiera una libertad total de expresión, sino que “la exacerbación” de los problemas del país y la imposibilidad de diálogo ha agudizado un clima de confrontación entre el presidente y quienes lo critican o investigan acerca de temas relevantes para el país.

En la mesa de diálogo, moderada por el académico Francisco Valdés Ugalde, el investigador emérito de la UNAM, Roger Bartra Muriá, declaró que en México hay “un problema serio” de derechos humanos, especialmente en la libertad de expresión, debido a que desde la presidencia se insulta a quienes opinan desde los medios de comunicación.

“Estamos ante un asedio, una agresión a la libertad de expresión, y eso puede afectar a los derechos humanos; por eso nuestro reclamo y por eso debe de garantizarse, desde las esferas más altas de la política, la libertad de expresión y de opinión”, sostuvo.

El periodista Héctor Aguilar Carmín afirmó que si bien no hay una persecución o agresión para impedir el funcionamiento sobre los periódicos o medios de comunicación, “este gobierno crea una atmósfera, en el ámbito de la opinión pública, de amenaza, de estigmatización, de persecución verbal de sus críticos”.

“Si uno quiere ver el efecto tóxico de esta estigmatización en el espacio público vaya a ver las redes sociales que patrocina el gobierno, para que mida la cantidad de amenazas y odio que pueden estar puestas ahí como consecuencia, en gran medida, del discurso de amenaza del presidente; si eso no es un atentado a la libertad de expresión, no sé qué pueda ser”, expresó.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.