Las Malvinas se convierten en territorio sin minas

AP.— Los residentes de las Islas Malvinas celebraron el sábado la eliminación de algunas de las últimas 20.000 minas antipersonales que fueron plantadas en su suelo durante la guerra que enfrentó a Gran Bretaña con Argentina por el control de las islas en 1982, y podrán volver a disfrutar por primera vez en 40 años de algunas de sus mejores playas.

Casi 40 años después, cientos de isleños observaron cómo los últimos explosivos eran detonados junto a un grupo de especialistas de Zimbabwe y a la plantilla de supervisión de las compañías británicas especializadas SafeLane Global y Fenix Insight en una ceremonia el sábado que incluyó derribar las cercas para reabrir el acceso a las playas.

Una vez que cayeron las vallas y los carteles de peligro de suelos minados que recordaban simbólicamente el conflicto que ha marcado el destino de la disputada isla del Atlántico Sur, los residentes pudieron volver a caminar por esas playas hasta ahora prohibidas y recuperar algunas de las áreas consideradas más bonitas y codiciadas de su territorio.

Las playas de Gypsy Cove y Yorke Bay fueron las últimas en ser limpiadas y requirieron de maquinaria especial debido a la profundidad en la que se encontraban enterradas las minas, en un trabajo de precisión y complejidad.

Para celebrar este acontecimiento, los isleños jugaron un partido de cricket y caminaron en las playas que permanecieron inaccesibles durante cuatro décadas.

De esta forma finaliza tres años antes de lo previsto un programa de desminado financiado por Gran Bretaña, que comenzó en 2009.

El conflicto bélico de apenas 72 días dejó tras de si un gran número de minas y municiones sin detonar. Un arduo trabajo de una plantilla de unos 240 desminadores, entre locales y personas de otros lugares del mundo -predominantemente de Zimbabwe-, permitió que quedara libre de minas y por tanto como terreno seguro para caminar un área del equivalente a 28.800 campos de fútbol.

Argentina perdió la guerra por el archipiélago del Atlántico Sur después que sus fuerzas iniciaron una invasión. En el conflicto murieron 649 argentinos y 255 soldados británicos.

Argentina aún reclama las islas, que en Gran Bretaña se llaman Falklands. Londres dice que las islas son una entidad autónoma bajo su protección.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.