Twitter y Beatriz

HABLEMOS DE DERECHOS/Salvador Romero

 

El pasado mes de mayo del 2019, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, publicó un tweet desde su cuenta verificada (@BeatrizGMuller), en el cual señalaba que la única razón por la cual había decidido abrir una cuenta de Twitter, en el año 2018, era para verificar su propia identidad respecto de una veintena de cuentas apócrifas que llevaban su nombre. Sin embargo, anunció también que había decidido abandonarla por culpa de los #bots sin abundar en mayores razonamientos.

El pasado mes de enero del presente año, la propia Beatriz Gutiérrez Müller, difundió un comunicado en su cuenta de Facebook (@BGutierrezMuller) para agradecer o informar a sus seguidores que hubieran llegado a los 500,000, recalcando que no utilizaba desde mayo del 2019 su cuenta de Twitter.

Acusó que dicha empresa carecía de ética y ganaba dinero a costa de robots y usuarios prepagados que atacan todos los días, además de tener un “modus operandi” que incita al odio y la violencia verbal de manera escandalosa.

Aclaró que, a diferencia de Twitter, en Facebook han sido pocos los usuarios que han sido bloqueados, y señaló su deseo de “que siga creciendo esta comunidad virtual donde todos aportamos cuando tenemos pensamiento crítico y actitud constructiva.”

A pesar de dicho señalamiento, en el mes de marzo del presente año, la esposa del presidente retomó nuevamente la utilización de su cuenta de Twitter de manera recurrente; sin embargo, nuevamente el día 21 de octubre, señaló en un tweet que a pesar de tener 600,000 seguidores la dejaría de usar otra vez, con fundamento en tres razones:

1. Que Twitter (@TwitterMexico) carece de neutralidad
2. Que Twitter (@TwitterMexico) no detiene o disminuye ofensas, amenazas, calumnias, racismo y misoginia.
3. Que carece de interés en publicar alguna cosa en dicha plataforma.

Este tercer punto es un poco contradictorio, porque si carece interés en publicar alguna cosa, pues quizás lo congruente hubiera sido que no publicara nada.

Pero más allá de ello, me parece que retoma y vuelve a poner en la palestra del debate público nacional el tema de los alcances y límites de la libertad de expresión en las plataformas denominadas Redes Sociales Digitales.

Antes que nada, es importante recordar que la Libertad de Expresión, es uno de los derechos humanos más importantes que existen y además es un derecho indispensable para el ejercicio de otro derecho humano derivado de aquél: El Derecho a la Información.

Esto es importante tomarlo en cuenta, porque plataformas de Redes Sociales Digitales como Twitter no son entidades gubernamentales y, por lo tanto, lo primero que debe de analizarse es si son espacios privados ajenos a regulación en materia de libertad de expresión o no.

Pero más allá de ello, considero que no debieran ser las propias plataformas las instancia a la cual se les debiera exigir que limitaran la libertad de expresión de sus usuarios, sino que deberían de ser, en todo caso, autoridades estatales las que definieran si una publicación determinada excede o no los límites de la libertad de expresión.

En ese sentido, me parece que las acusaciones que realiza la usuaria Beatriz Gutiérrez Müller en contra de Twitter, en el sentido de que debe limitar y restringir, aparentemente a su gusto, el tipo de mensajes que pueden o no escribir el resto de los usuarios de la plataforma, pudiera ser excesivo.

Sin embargo, considero importante señalar que la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, ha señalado a través de sus resoluciones y tesis que la libertad de expresión en las Redes Sociales Digitales sí tiene límites tales como: “las amenazas, injurias, calumnias, coacciones o incitaciones a la violencia, que pueden ir dirigidas tanto al titular de la cuenta como a otros usuarios que interactúen en ella” y que justificarían el bloqueo de un usuario de dicha plataforma.

Comisionado ciudadanos del ITEI Jalisco

@chavaromero

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.