Botón sin paro camionero no vale

ESCAMOCHA/José Díaz Betancourt

Ya comentábamos que no existe ninguna metodología confiable para determinar el número de contagios-particularmente de un virus altamente infeccioso como el Coronavirus- que se pueden contraer en un camión del servicio público de transporte.

Aún contando con todas las prácticas sanitarias al pie de la letra, el camión es el punto de encuentro y de contagio determinante para la propagación del virus y al mismo tiempo el transporte público es crucial para el movimiento económico regional y local, es el indicador principal de la producción en auge, de la sobrevivencia.

Pero no hay medida restrictiva -ni botón de emergencia-que funcione si no se paraliza el transporte público, es doloroso pero necesario y a estas alturas de nuestra lucha contra el Covid es impostergable su interrupción para cortar de tajo el número de contagios cuyo principal foco son el hacinamiento, es decir la cantidad de oportunidades propicias para romper el distanciamiento personal, para no meternos en la discusión ya estéril del uso del cubrebocas.

¿Existen alternativas? Si. Tantas como modalidades del transporte se han promocionado durante los últimos años con insistencia, particularmente el uso de la bicicleta y por ahora incrementar en su caso el trabajo administrativo desde casa.

El escenario local es complicado pero la restricción podría ser gradual un día si y otro no, pero si la idea es un cierre al máximo es un hecho que se neutralizaría en forma tajante el número de contagios de Covid.

PILÓN
Los acontecimientos que dieron lugar al asesinato de un menor y posteriormente al linchamiento del sujeto presuntamente culpable tuvo su origen en el abandono de miles de viviendas que circundan la zona metropolitana de Guadalajara donde se refugian todo tipo de personas que la seguridad pública no puede controlar.

Periodista, docente y coordinador de diplomados en periodismo en la Universidad de Guadalajara y el ITESO

@pepediazjose

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.