Machos demócratas

CAVILANDO ANDO/Alfonso García Sevilla

La crisis sanitaria que enfrentamos en el país no es la única que padecemos, esta se suma a muchas otras que durante décadas hemos vivido, como la inseguridad, el crimen organizado, la discriminación, la pobreza y en el caso específico del tema de hoy, la violencia contra la mujer en todas sus formas y expresiones que se ha vuelto un mal endémico al mexicano.

Me llama la atención el caso del presidente municipal de Zapotlanejo, Jalisco, Héctor Álvarez, quien en un periodo de seis meses ha sido acusado por violencia en contra de mujeres, en un caso por haber agredido físicamente, en una riña callejera a su vecina, cuya evidencia en video se hizo viral en redes sociales y medios masivos, y recientemente por una regidora del PRI, que en plena sesión del ayuntamiento que preside, al señalar los magros resultados en materia de seguridad pública, fue agredida verbalmente apuntándole con el dedo y diciéndole que no olvidara que ella representa a una minoría y que él representa a cuatro veces más; después dio la orden de cortar la transmisión en vivo de la plenaria.

No ha habido hasta hoy sanción al primer edil de Zapotlanejo, al contrario, la dirigencia de su actual partido, Movimiento Ciudadano solo ha declarado que buscarán “Sensibilizarlo” a través de un curso…mismo que no ha tomado, y que dudo mucho que llegue a tomar, que honestamente refleja el nivel de preocupación y de ocupación, genera en el actual gobierno la lucha contra la violencia en contra de las mujeres.

Basta recordar que en Jalisco se dio la desaparición del Instituto de las Mujeres y en su lugar fue creada una secretaría de Igualdad Sustantiva, misma que en la práctica no ha dado solución al terrible problema que padecen las féminas en el estado, hasta el 01 de mayo se habían registrado 75 feminicidios y un incremento del 37% comparado con el mismo periodo del 2019, al recibirse 5,279 denuncias telefónicas, equivalentes a 44 diarias contra las 3,863 del año pasado.

Resulta evidente que el actual gobierno estatal ha fallado en las estrategias para combatir, sancionar y prevenir la violencia contra las mujeres, si no es capaz de poner el ejemplo contra los políticos que la ejercen, manda un mensaje de impunidad que contribuye más a su propagación que a su control, dejando a su suerte a las mujeres ante el crecimiento exponencial en las cifras.

Politólogo, Profesor universitario y miembro del Claustro académico del ITEI

@aagsevilla

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.