Montajes y simulaciones

CON CHANFLE/Raúl de la Cruz

La Federación Mexicana de Fútbol se parece bastante al Congreso de Jalisco, organismos de puros cuates, socios y compadres.

Por ejemplo, en el Congreso de Jalisco los diputados se pasaron por el arco del triunfo toda normatividad y eligieron como integrantes del Consejo de la Judicatura del Estado de Jalisco a Claudia Esperanza Rivera Maytorena como consejera juez, Tatiana Esther Anaya Zúñiga como Consejera Ciudadana y Gabhdiel Iván Novia Cruz todos estrechamente vinculados a los partidos de Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, los tres reprobaron en los exámenes teóricos, modificaron el reglamento y en lo oscurito, a las tres de la mañana, les tomaron protesta.

Presuntamente era diferentes e inmaculados, resultaron ser iguales. En la Federación Mexicana de Fútbol atentaron contra sus estatutos y reglamentos. Permitieron cambios de sede, modificación de nombres y permitieron como dueños de equipos a representantes y promotores. Incluso, la FIFA lo prohíbe.

De todos es conocido que Greg Taylor, nuevo dueño y accionista del Querétaro, en su promotor en funciones puesto que representa tanto al Chepo de la Torre como a Francisco Palencia, por citar dos ejemplos.

En ambos no los colocó desde hace dos años como lo mencionó Enrique Bonilla durante la rueda de prensa que ofreció el pasado 4 de junio para justificar su aparición como dueño de ese equipo.

Todo ello me recordó cuando Emilio Maurer me comentó que la maldición del fútbol mexicano son las televisoras porque lo manejan a su antojo conforme a sus intereses.

De ahí el absurdo de eliminar el ascenso y el descenso. Y no es por ignorancia fue con alevosía para favorecer precisamente a equipos de las televisoras en riesgo del descenso.

En respuesta, intentan crear un bodrio que ni siquiera saben cómo se va a llamar. Un pseudo torneo que atentará contra la esencia del fútbol. Un torneo que limitará el trabajo a cientos de jugadores.

Todo ello me recordó una charla con Emilio Maurer, ex dirigente de la FMF, que junto a Francisco Ibarra desafiaron a las televisoras y les quitaron los derechos de la selección nacional. “Nosotros trabajamos, nos rompimos la madre, tratamos de cambiar al fútbol mexicano y le pusimos un hasta aquí a Televisa.

Supimos lo que se le pagaba a la Selección, fuimos a Copa América e hicimos trabajos preliminares para Copa Libertadores”, pero también incurrieron en actos de corrupción como los Rolex que les regalaron a los Conmeboles para conseguir esos torneos.

La FMF y el Congreso del estado, por las mismas. Y no le veo una salida honesta a corto plazo. Ojalá y la resolución del TAS cambie el status del fútbol.

Periodista deportivo

@rulasdelacruz

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.