Nueva normalidad camionera

ESCAMOCHA/José Díaz Betancourt

 

No hay más remedio, como es temporal de lluvias pues llueve literalmente sobre mojado en el tolerado caso del transporte público contaminante e insalubre de la metrópoli y es que si ya de por sí, con el Cambio Climático, fenómeno en el que algunos no creen (como en el mismo caso del Covid), la industria automotriz y camionera le tiene que entrar a varios cambios, pues atención: la “nueva normalidad” también los tendrá que obligar a cambiar.

Porque si los empresarios del transporte público piensan que las cosas serán como antes, pues en estricto apego a las normas sanitarias no debe ser así y otro tema es que las autoridades sean complacientes, es decir cómplices para que los transportistas no cumplan con lo más esencial y continúen prestando el servicio sin tener pérdidas.

Por lo pronto ya se le hizo tarde a algún visionario diputado para proponer una iniciativa de ley que dicte las nuevas reglas para la prestación del servicio, porque esto va para largo y en un aspecto tan importante como el traslado cotidiano los gobiernos no pueden ni deben ser tolerantes con una de las actividades donde se presenta el mayor número de contagios.

Ya son muchos los ciudadanos que se preguntan cómo aplicar la “Responsabilidad Individual” en la trama cotidiana de los camiones y el tren llenos hasta el tope, “como ahí qué”, se preguntan; mientras otros miles más ya ni lo hacen porque es “normal” que los camiones circulen así.

Apostilla

La fiscalía funcionó mejor bajo presión extrema o es “un garbanzo de a libra” la relampagueante manera en que resolvió la localización de secuestrados y desaparecidos de Chapala, a ese paso podemos ser optimistas de que esclarecerán miles de casos más que forman parte del récord nacional que sobre el tema encabeza Jalisco.

Periodista, docente y coordinador de diplomados en periodismo en la Universidad de Guadalajara y el ITESO

@pepediazjose

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.