Culpa FGPP de su derrota a traiciones y rumores

ferguzzz

Por Eugenia Barajas

Ni las 11 mil Vírgenes, ni todos los Santos o las bendiciones que recibió en la misa del domingo, fueron suficientes para hacerle el “milagrito” o dar la sorpresa como lo esperaba el candidato a la gubernatura por el PAN, Fernando Guzmán, Pérez Peláez y ganar la contienda.

Llego a las 10 y media de la noche a la sede del estatal, con cara desencajada, sus 11 hijos y su esposa Naty y advertidos los medios que sería solo la lectura de un comunicado, sin aceptar preguntas, leyó el texto de una cuartilla, donde culpa de su derrota a las traiciones, y de paso al gobernador, Emilio González por los errores que se cobraron en las urnas.

“Agradezco a todos aquellos que creyeron y tuvieron como convicción la mística democrática de Acción Nacional, quienes no se dejaron vencer por la adversidad de la división, por el rumor, la mentira o la traición”, recalcó mientras estaba sentado junto al presidente de su partido, Miguel Ángel Monraz y su desencajado coordinador de campaña, Héctor Álvarez.

“No fue una contienda fácil, encontré en mi partido, que ha sido ensuciado por algunos malos militantes, una casa y una puerta siempre abierta bajo el mando de su presidente Miguel Ángel Monraz”.

“Quedaron atrás diferencias sin sentido que durante un tiempo fueron alimentadas por algunos, hoy a pesar de los resultados doy la cara frente a quienes estuvimos haciendo campaña, puerta por puerta, casa por casa, sabemos que tenemos la conciencia tranquila y la satisfacción del deber cumplido”.

“Como demócrata respeto la decisión de los ciudadanos de Jalisco y reconozco que las tendencias no me favorecen”.

“Ha llegado la hora de la alternancia después de 17 años de gobierno de Acción Nacional en los que hubo grandes resultados pero también el natural desgaste en el ejercicio del poder público, hubo errores que lamentablemente hoy también fueron cobrados en las urnas”.

“Acción Nacional deberá reencontrarse con la identidad y los valores que le dieron vida y lo llevaron a dar testimonio de una acción política sustentada en la ética y un humanismo trascendente que ha contribuido a transformar para bien a Jalisco y a México. Acción Nacional deberá ser también una opción corresponsable que impida que el nuevo gobierno del PRI regrese al pasado y que haga que se cumplan sus promesas, ahí estaremos para aportar lo que nos toca.”

“Por eso no daré un paso atrás en esta lucha por Jalisco, tengo el valor moral y la convicción personal por quienes creyeron en Fernando Guzmán, de seguir construyendo una mejor sociedad para nuestras familias, encontrar los caminos para servir a Jalisco, como decía Maquío – Sólo está derrotado aquel que ha dejado de luchar”.

Salió entre porras y lagrimas de sus seguidores, de la molestia de otros por la derrota, de caras serias, de más de uno que sabían desde días antes, que las encuestas los ponían en un vergonzoso tercer lugar y no pudieron hacer nada.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.